4
(23)

Mejor aceite del mundo

El mejor aceite del mundo es…

¿Cuál es el mejor aceite de oliva virgen extra del mundo? Una gran pregunta que no tiene una única respuesta, sino varias posibles y, cada una de ellas, con matices.

Un aceite premiado como «El mejor del mundo»

Para un consumidor que busque información será fácil concluir, tras una búsqueda sencilla en internet, que el mejor aceite de oliva virgen extra del mundo es tal o cual porque ha ganado un premio que dice que, el aceite galardonado en ese concurso, es el mejor. 

Pero esta conclusión, a priori razonable, también puede admitir dudas, ya que la mayoría de los concursos que se celebran en el panorama actual, solo exigen que el participante presente una pequeña muestra al certamen, una muestra que no tiene porqué representar la calidad globlal que ese productor y/o marca tiene en su bodega. Es decir, el vencedor de un concurso al que se le cataloga como mejor aceite podría contar con una cantidad pequeña de un aceite extraordinario y que el resto de su producción no estuviera a la altura de esa calidad. 

¿El mejor? «El de mi pueblo»

Esta afirmación, extendida en muchos territorios, a veces toma la forma de “el mejor, el del pueblo de mis padres” o “el de mis abuelos”. Se trata, sin duda, de un argumento emocional, y también razonable, ya que un aceite de oliva virgen extra a veces es mucho más que un zumo de aceitunas, es un producto que aglutina recuerdos, experiencias, tradiciones, y el vínculo que se establece con el aceite de “tu pueblo” es irrompible. 

Además, si desde pequeños consumimos el aceite que se produce en un lugar específico es muy probable que estemos acostumbrados a su sabor y a su olor, y que para nosotros sea siempre el mejor, porque nos ha acompañado toda la vida. 

El mejor, el que se hacía antes

Son muchas las personas, normalmente mayores que conocieron la elaboración del aceite de hace décadas, las que afirman que antes todo era más tradicional, que había menos tecnología y todo era “más natural”. Para ellos, el aceite que se producía en los años 60, 70 u 80 era mucho mejor que el que se elabora actualmente, están acostumbrados a su sabor, su olor, que es muy diferente al actual.

Aquí sí podemos afirmar que se ha evolucionado muchísimo en las últimas décadas y que, aunque la tecnología está más que asentada en los procesos de producción actuales, su efecto ha sido extremadamente positivo, ya que ha permitido extraer el zumo natural de las aceitunas en condiciones excepcionales, consiguiendo un producto natural y de calidad mucho más extraordinaria.  

El mejor, el que recomienda Mr.X

Hoy en día, en un mundo en el que la tecnología está tan presente en nuestras vidas, en el que las redes sociales ocupan varias horas de nuestro día a día, l@s influencers tienen un gran poder de prescripción y recomendación.

De hecho, muchos consumidores confían ciegamente en los productos que recomiendan personas famosas, bien sean reconocidas principalmente en el mundo online o en medios más tradicionales como la televisión, radio o prensa. 

Sin duda, estas personas tienen una gran influencia sobre los consumidores y, los que apuestan por productos de calidad y por una alimentación saludable están jugando un papel fundamental en ciertos cambios de hábitos en la sociedad. 

Entonces ¿Qué aceite es el mejor?

Llegados a este punto, se puede decir que no existe realmente “el mejor aceite del mundo”, y que el mejor es el que más nos guste a nosotros, siempre teniendo en cuenta que, dentro de todas las categorías que existen, debemos apostar por el aceite de oliva virgen extra, el de mayor calidad y el más saludable. 

Es cierto, nadie puede afirmar que cuenta con el mejor aceite del mundo, pero existen factores que determinan que podamos adquirir un aceite de oliva virgen extra con la tranquilidad de que siempre vamos a contar con un producto excepcional. 

Por ejemplo, el hecho de que un productor y/o marca cuente con el sello de una Denominación de Origen. Este hecho le garantiza al consumidor que ese aceite siempre va a tener unos estándares de calidad elevados, y que el aceite de oliva virgen extra envasado por esa marca ha pasado por los controles de un Consejo Regulador, lo que ofrece una doble garantía. 

Con Denominación de Origen, una garantía

Ahora te preguntarás si un aceite de oliva virgen extra sin denominación de origen puede ser bueno. La respuesta es sí, puede serlo, y debe serlo si en su etiqueta se lee aceite de oliva virgen extra, pero el hecho de contar con el aval de una Denominación de Origen no solo garantiza calidad, sino la presencia de la personalidad característica del aceite de un territorio: Sabor, aroma, intensidad,…

Llegados a este punto, es bueno recordar que la Denominación de Origen Estepa es la más exigente del mundo a la hora de certificar un aceite de oliva virgen extra. Por ello, siempre que te encuentres con un aceite avalado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Estepa estarás delante de un aceite extraordinario. 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 23

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?