4.3
(24)

¿Cuántas veces has escuchado que el desayuno es la comida más importante de día?

Estamos seguros de que has escuchado muchísimas veces esta pregunta y, es que, durante décadas, nos han repetido que desayunar es lo más importante para empezar bien el día. En el post de hoy queremos saber cuánto hay de verdad en esa afirmación y cuanto de mito.

El desayuno no es imprescindible, queda demostrado

En los últimos años la evidencia científica ha probado que no es imprescindible desayunar, pero eso sí, si desayunas que sean alimentos saludables.  En la actualidad, el patrón normalizado de desayunos en la mayoría de la población, y sobre todo en niños y jóvenes, consiste en galletas, cereales azucarados, bollería, cacaos y zumos y batidos con gran contenido de azúcar.
Algunos nutricionistas sostienen que, ya que nos han inculcado que el desayuno es la comida más importante, debemos considerar alternativas saludables y no recurrir a esos alimentos expresamente “diseñados” para el desayuno que acabamos de comentar. De hecho, sostienen que es mejor no desayunar que ingerir alimentos nada saludables.

Entonces, ¿por qué se ha defendido tanto que es mejor desayunar?

A lo largo de nuestra vida hemos oído diferentes argumentos que justifican la importancia de desayunar diariamente. Quizás los más repetidos sean los siguientes:
En primer lugar, para afrontar actividades físicas e intelectuales, es necesario desayunar, ya que se rompe con el ayuno nocturno. Desde que cenamos hasta que nos levantamos pasan muchas horas y, aunque estemos dormidos, el cuerpo sigue gastando energía.
En segundo lugar, no desayunar puede llevar a un picoteo descontrolado o a tomar alimentos poco saludables. Por tanto, el hecho de engordar no depende de si desayunas o no, sino del conjunto de tu dieta.

¿Y qué pasa si no desayuno?

Según los nutricionistas, si alguien no desayuna no pasa nada si el resto de las comidas las hace de forma saludable y en la cantidad adecuada para su energía.  Hay personas a las que les cuesta comer a primera hora de la mañana y no por ello deben forzarse a desayunar. Del mismo modo, no es necesario desayunar todas las mañanas lo mismo.
Esto nos lleva a hablar de que no existe un desayuno ideal, dependerá de cada persona, sus necesidades y circunstancias, pero sí podemos promover tomar unos alimentos más saludables que otros.

Alimentos recomendables para tomar en el desayuno:

  • Frutos secos: 4 o 5 almendras y 2 o 3 nueces aportan una buena ración grasas saludables, minerales, calcio y fósforo
  • Fruta: cualquier fruta aporta muchos valores nutricionales, por ejemplo, el plátano aporta potasio, fósforo y cinc. La manzana, la pera y el kiwi aportan mucha fibra.
  • Leche: entera o vegetal sin azúcar con cacao puro, la leche de soja y de almendras son las más interesantes.
  • Yogurt natural: se puede acompañar con fruta o cereales sin azúcar, como los copos de avena o de maíz.
  • Huevos: cocidos, a la plancha o revueltos
  • Galletas caseras: las más sencillas de elaborar son las galletas de plátano y avena
  • Pan: integral 100% de centeno o de espelta con Aceite de Oliva Virgen Extra, tomate, aguacate, hummus, crema de cacahuetes etc. Aporta hidratos, vitaminas y minerales.

Evientemente, no es necesario que un desayuno contenga todo esto, ya que el reparto de nutrientes debe conseguirse entre todas las comidas del día, pero si sería interesante cambiar o añadir a tus desayunos estos alimentos. En definitiva, muchos nutricionistas sostienen que lo importante no es el hecho de desayunar o no, sino que, lo que tomes sea saludable.
Si quieres conocer más sobre la alimentación y el papel del AOVE en una buena dieta pásate por nuestra Escuela del Aceite y conviértete en un experto aceitero.

¿Te ha gustado? Compártelo 😉

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.3 / 5. Recuento de votos: 24

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?